España, la primera globalización

“España, la primera globalización” es el título del último documental de José Luis López-Linares, que pretende “poner el foco en defender y divulgar hechos ciertos de nuestra compleja y emocionante historia”. El documental desmonta las mentiras generadas por el operativo propagandístico de Leyenda Negra e Hispanofobia de las potencias europeas, que trataron de denostar los logros y magnificar los errores del Imperio Español -en palabras de Marcelo Gullo, “la Leyenda Negra es la obra de marketing más perfecta de la Historia»-.

A lo largo del reportaje aparecen distinguidas personalidades de distintas disciplinas, desde la Doctora en Historia de América Enriqueta Vila Villar hasta el cocinero Ferràn Adrià, pasando por Alfonso Guerra, Nigel Towson o Pedro Insua. Estos y muchos más van creando el relato histórico que busca presentar la realidad de la Historia de España como fue, desmontando algunos de los grandes mitos que la historiografía extranjera ha atribuido a la Nación más antigua de Europa, y que atrapa al espectador desde el primer minuto.

Comenzando con la expulsión de los judíos de 1492 (que ni fue la primera de Europa ni la más destacable) se adentra al espectador en los tiempos de los Reyes Católicos, con los que surge la Nación Hispánica que “derrumba el mundo antiguo y da comienzo a la Revolución Científica”. Uno de los puntos clave del proyecto consiste en desmentir algunos hechos que incluso hoy en día se dan por ciertos acerca de la Inquisición Española por un lado, y la conquista de América por otro. 

La parte relativa a la América Hispana, que es la que ocupa la mayor parte de la proyección, resulta especialmente interesante y esclarecedora. Se defiende la figura de un personaje tan injustamente maltratado por la historiografía como es Hernán Cortés, y se reivindica a Doña Marina (o La Malinche) como verdadera artífice de la conquista de México. A estas dos figuras se suma una larga lista de personalidades -muchos de ellos olvidados- que establecieron las bases de lo que sería el mundo moderno: Nuñez de Balboa, Magallanes, Elcano, Domingo de Soto, José de Acosta, Francisco de Vitoria…  De ser anglosajones, Hollywood ya les habría dedicado una serie-documental a cada uno, anunciándolo a bombo y platillo, y sin embargo en España se les dedica poco más que un par de líneas en los libros de texto (y con suerte).

España fue un verdadero motor en la fundación de ciudades a lo largo y ancho de América y parte del Pacífico. Lugares que se construían en base a la concepción de urbanismo moderno (con hospitales, universidades, imprentas, etc.) y en los que se daba a la población una serie de derechos en igualdad de condiciones al de los castellanos o los aragoneses.

Tal como se afirma, México llegó a ser el eje central del mundo y Manila el epicentro de la primera globalización. Desde este enclave filipino, España consolidó su relación comercial con la China de la dinastía Ming y convirtió su divisa en la unidad monetaria internacional. Por asombroso que parezca, España y China mantuvieron desde comienzos del Siglo XVI una estrecha relación, solo comparable con el comercio internacional del mundo globalizado en que vivimos.

La pérdida de los territorios que conformaban el Imperio durante la dinastía Borbónica sirve a modo de conclusión. Una conclusión que evidencia cómo las potencias europeas, en especial Inglaterra, balcanizaron Sudamérica para lograr sus objetivos comerciales y económicos, algo a lo que Fernando VII, el Rey más incompetente de la Historia de España, no supo dar respuesta.

El documental de López-Linares es una proyección que hacía falta realmente. Tras siglos de propaganda y Leyenda Negra, los hispanos hemos sido los primeros en abrazar los mitos negrolegendarios y nos hemos visto en la obligación, casi moral, de tener que disculparnos por nuestro pasado. España e Hispanoamérica comparten una Historia de la que sentirse orgulloso, y que ha convertido a ambos lugares en hermanos que comparten una misma cultura, lengua y religión. Esta ha sido, sin lugar a duda, una de las primeras piedras sobre la que se construirá la defensa de la Hispanidad. Como sentencia Roca Barea al finalizar el documental, “la lucha por el pasado es la lucha por el futuro”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s